martes. 15.10.2019 |
martes. 15.10.2019

Chukuta Fest 2019, un sueño en pañales

Por Alba Michelle Monserrat Huanca Méndez

Cientos de artistas de diversos géneros se presentaron en el festival que se va consolidando como el más importante de La Paz, Chukuta Fest 2019, que este año se extendió durante tres días, 12, 13 y 14 de julio. Cada agrupación y solistas dieron lo mejor de sí para hacer vibrar al público paceño y no paceño (comprobé que entre los fans se encontraba gente del interior e incluso de otros países como México, Colombia, Argentina y otros que disfrutaban de bandas bolivianas como Oil, Hate, K'ala Marka, solo por mencionar unas pocas). 

Evidentemente hubo errores en cuanto a logística, entre ellos, la ubicación del sector general del escenario principal denominado Chukuta Power visiblemente alejado del show. Este detalle no sólo fue observado por los mismos paceños sino, por los músicos y presentadores del espectáculo, quienes pedían a los organizadores poder dejar ingresar a la gente de general hacia el sector VIP que no se llegó a llenar como se esperaba. Matamba, por ejemplo, bajó del escenario para dirigirse hasta el área general en señal de entrega total hacia su público. De igual forma, la torre de control impidió que muchos asistentes de general aprecien las presentaciones en su totalidad o por lo menos, cómodamente. Este error fue subsanado el tercer día del festival, quizá un poco tarde.

El precio de las entradas fue otro factor muy cuestionado, debido a que en las ediciones anteriores, el ingreso era gratuito incluso para disfrutar de una banda internacional como Los Pericos, que causaron furor en el Chukuta Fest 2018, sin embargo, es un punto debatible. Pienso que, si se va a considerar cobrar el ingreso, debería considerarse también cobrar un único precio y permitir que tanto artistas conocidos y poco conocidos, bolivianos o no, formen parte de los mismos escenarios importantes para que puedan ser apreciados y valorados de la misma manera. Contar con cinco escenarios perfectamente montados, con la misma calidad de sonido para todas las bandas incluyendo juego de luces, y todas las facilidades para que los músicos puedan brindar el show que preparan meses y el público aprecie y valore el trabajo de cada banda, es un aspecto que requiere ser analizado con seriedad para las próximas ediciones.

El horario asignado para cada banda podría haber estado mejor pensado, es decir, hubo bandas poco conocidas que tocaron casi sin público. En el caso del escenario del Chukuta Power, el último show de cada día, justamente después de la banda más esperada, tuvo menos gente debido a que muchos decidían irse tras disfrutar de la presentación principal, dejando al último grupo con menos espectadores.

A pesar de todas estas observaciones, rescato algo importante: se ha sembrado la semilla de un sueño, hacer de este festival el más importante de Bolivia y no solo ello, sino que de acá a 10 años, aunque suene lejano, poder pelear un lugar entre los festivales latinoamericanos en cuyo Line Up (lista de bandas, agrupaciones o solistas), figuren tanto artistas nacionales que tanto amamos (100% comprobado que el paceño disfruta de su música), y artistas internacionales con quienes soñamos ver tocar en vivo en nuestro propio país.

Es verdad, el evento inició como un festejo paceño, pero podemos aspirar a más. Es maravilloso contar con un espacio para disfrutar, vivir, compartir, apoyar y sentir la música, un arte que forma parte de la vida de miles de personas y que es la vida en sí de otras, no obstante, aún existe un largo camino para lograr el sueño, pero este evento ya nació, sólo hay que trabajar muy duro para que se convierta en "un adulto" y poder enorgullecernos de él.

WhatsApp Image 2019-07-17 at 16.18.49WhatsApp Image 2019-07-17 at 16.18.48WhatsApp Image 2019-07-17 at 16.18.48 (1)WhatsApp Image 2019-07-17 at 16.18.48 (2)WhatsApp Image 2019-07-17 at 16.18.48 (3)

Chukuta Fest 2019, un sueño en pañales
Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad