lunes. 16.09.2019 |
lunes. 16.09.2019

Le dijo a la mujer que se cubriera los ojos para una sorpresa y le cortó la garganta

Foto: GettyImages
Foto: GettyImages

Éxito Noticias, 6 de septiembre 2019.- Un hombre le dijo a su esposa que se tapara los ojos para una supuesta dinámica sexual. Sin embargo, cuando ella obedeció, él contó hasta 10 y le cortó la garganta con un cuchillo. Shaun May, de 34 años, degolló a su esposa Laura May en un ataque "completamente inesperado", explicaron los jurados en la corte.

Laura sobrevivió, pero faltó poco para que el cuchillo alcanzara sus arterias vitales. Después de la agresión, Shaun le confesó a su esposa que lo habían despedido de su trabajo por presuntas irregularidades financieras, de acuerdo con lo dicho en la Maidstone Crown Court, en el condado de Kent, Inglaterra. 

Shaun les explicó a los miembros del jurado que había sufrido un ataque de pánico al no saber cómo iba a terminar de pagar su hipoteca. El acusado aseguró que si su esposa hubiera muerto, él se habría suicidado al instante. May admitió que atacó a su esposa con intención, y actualmente se le acusa de intento de homicidio. Robin Griffiths, uno de los fiscales, mencionó que la Sra. May "se salvó de pura suerte".

De acuerdo con los expedientes del caso, el "ataque inesperado" ocurrió cuando la pareja tenía poco de haber regresado de unas vacaciones en Corea.

Aquella noche, la pareja se fue a la cama después de la cena, pero en un momento dado May le dijo a su esposa que creyó haber escuchado un ruido, y bajó las escaleras. "Regresó a la cama, se abrazaron y hubo alguna actividad sexual antes de que él le dijera que tenía una sorpresa para ella y que debía cerrar los ojos", detalló Griffiths. "Cuando ella lo hizo, él salió de la habitación".

Explicó que May le pidió a su mujer que se acostara en la cama. Luego le tapó el rostro con un paño de cocina y empezó a contar hasta diez. "Entonces sintió algo en su hombro izquierdo, como una sensación de presión", explicó Griffiths. "Al principio pensó que era un cachorro que se aferraba a su piel, pero luego se dio cuenta de que sentía frío y sintió que algo goteaba por su espalda".

La fiscalía alegó que May le cortó la garganta con el cuchillo a su mujer, faltando poco para alcanzar sus arterias vitales. Después le volvió a poner el cuchillo en el estómago y le dijo que planeaba suicidarse. Más tarde, cuando ella había logrado calmarlo, May admitió que lo habían despedido de su trabajo y que no sabía cómo iba a terminar de pagar la hipoteca de su casa.

El Sr. Griffiths contó que antes de llevar a la Sra. May al Hospital Pembury, para recibir tratamiento, vio el cuchillo ensangrentado en el fregadero con el mango roto. Laura intentó proteger a su esposo diciéndole al personal médico que se había tratado de un accidente. Sin embargo, escépticos, los doctores no le creyeron y llamaron a la policía.

Después de que arrestaron a su esposo, May le dijo a las autoridades: "Fue un día aleccionador". La defensa argumentó que las heridas no fueron fatales 'por pura cuestión de suerte', y aseguraron que May tenía todas las intenciones de asesinar a su esposa.

(Infobae)

Le dijo a la mujer que se cubriera los ojos para una sorpresa y le...
Comentarios