jueves. 14.11.2019 |
jueves. 14.11.2019

Cacho Castaña y su eterno amor por San Lorenzo

Foto: El Clarín
Foto: El Clarín

Éxito Noticias, 15 de octubre de 2019.- "Desde que nací fui hincha, por una tradición familiar. En mi casa eran todos fanáticos del club y me llevaron a la cancha desde muy chiquito. Me enamoré tanto de los colores de la camiseta que hoy siento el mismo cosquilleo antes de los partidos que cuando era pibe. Siempre digo que el amor por San Lorenzo fue el que más me duró en la vida. Pasan los años y no te abandona nunca", comentó en una entrevista con Olé en 2012, con la pasión a flor de piel.

Con la muerte de Cacho Castaña se apagó una de las voces más representativas de la canción argentina. Y también la de alguien que supo gastar su voz en las tribunas del Viejo Gasómetro de Avenida La Plata por su San Lorenzo querido.

Aunque había dejado de ir a la cancha desde hacía un tiempo, su amor nunca cedió. "Cuando era joven seguía al equipo a todas las canchas. Me acuerdo de que los viajes a Rosario, para jugar contra Central, eran los que más me gustaban. Iba con una barrita de amigos, llevábamos muchísima gente, la tribuna explotaba, y habitualmente sacábamos buenos resultados. Después, con los años, perdí un poco esas ganas de ir a la cancha, pero no por eso soy menos fanático que antes. No voy a verlo sólo porque no me gusta que se arme lío con la gente, y lo veo más tranquilo en casa".

CACHO 2

El autor de "Café La Humedad", "Garganta con arena" y "La reina de la bailanta" entre otros temas supo participar en su club de actos institucionales, como cuando en abril de 2008 cantó "El Matador" en la celebración por el centenario en el Nuevo Gasómetro.

Castaña no dudaba a la hora de elegir al mejor equipo de San Lorenzo que vio en su vida: Los Matadores, el campeón del Metropolitano 1968. "Nunca más vi algo así. Teníamos un equipazo. Con el Bambino Veira teníamos una gran relación. Era muy loco porque lo iba a ver desde la tribuna, y después lo cruzaba un poco más tarde. Compartimos muchos momentos lindos, era otra época", argumentaba.

Como otros hinchas del Ciclón, abrigaba la ilusión del regreso a Boedo. "Volver al barrio -comentó- sería un regalo enorme para toda la gente, pero sobre todo para los que nos criamos ahí". La muerte lo sorprendió antes de poder observar la consumación de ese sueño. Aunque su pasión por San Lorenzo, como muchas de sus creaciones, quedará en el recuerdo.

Cacho Castaña y su eterno amor por San Lorenzo
Comentarios